Skip to Content

Receta: sopas de verduras

¿Hay algo más reconfortante que una sopa en un día frío? Al consumir sopas nos mantenemos hidratados y bien nutridos, sobre todo si preferimos aquellos alimentos de estación, cargados de vitaminas y minerales, fáciles de digerir y adecuados para todas las edades. 


 

Durante siglos han sido utilizadas para combatir resfriados, revitalizar a los enfermos y proporcionarnos bienestar, ya que de alguna manera nos transporta a la infancia y nos hace sentir protegidos, recordando el cuidado maternal. Asimismo el refrán popular reza: "Siete virtudes tiene la sopa, quita la sed y el hambre, hace dormir y digerir, siente bien, nunca molesta y hasta te pone colorado el rostro".

¡Somos fanáticos de las sopas, cremas y caldos! Por lo mismo en esta temporada encuentra en nuestra nueva colección de loza y tazones con una variedad de colores y diseños para todos los gustos. Incluso, algunos con formas de vegetales. Las siguientes dos recetas de sopas que compartimos a continuación, consideramos que son infaltables, en especial para aquellos días en los que buscamos ese abrigo extra: sopa de tomate y pimiento rostizado y crema de alcachofas.

SOPA DE TOMATE Y PIMIENTO ROSTIZADO

Ingredientes:

• 1 Lata de Tomates enteros en su jugo / 5 tomates maduros cocidos 

• 2 Pimientos morrones rojos

• 4 Dientes de ajo picados

• 1 Cebolla picada en cubos

• 2 Cucharadas de aceite de oliva

• Sal a gusto

• 1 taza de crema (*opcional)

• Pimienta a gusto

• Hojitas de albahaca

Preparación:

1. Precalienta el horno a 250º por unos minutos. Vierte los pimientos morrones enteros sobre la lata e ingrésalos al horno durante unos 30 minutos. Sugerimos usar una lámina de silicona para proteger la lata. El objetivo es que el pimentón quede rostizado.

2. El segundo paso depende del tipo de tomate que uses. En caso que uses tomates maduros naturales, debes hervirlos en agua caliente durante media hora y luego retirar su cáscara una vez que se enfríen. En caso que prefieras tomate enlatado, sigue al paso siguiente. 

3. Calienta en una olla un poco de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y los ajos. Cocina por aproximadamente 5 minutos hasta que comience a ponerse amarilla.


4. Añade el tomate, ya sea enlatado o natural, cocina por un par de minutos hasta que la mezcla se integre. Rompe los tomates con ayuda de una cuchara y mezcla bien.

5. Retira los pimientos rostizados del horno. Pélalos y remueve las semillas. Una vez que hayas pelado los pimientos en su totalidad debes ingresarlos a la olla junto con las otras verduras y mezclar y aplastar nuevamente, a fuego bajo, hasta que la mezcla quede homogénea. Agrega unas hojas de albahaca para ese toque de frescura. Apaga el fuego y deja que la mezcla se enfríe. 

6. ¡A triturar! Utilizando una licuadora de inmersión o una licuadora convencional, tritura la sopa hasta obtener una textura suave y cremosa. Añade sal y pimienta a gusto. 

7. Punto de cremosidad: si sientes que la mezcla está muy espesa puedes seguir dos caminos: añadir una taza de caldo de verduras, para un resultado más líquido, pero sabroso; o integrar una taza de crema de leche, si buscas obtener una textura suave, pero cremosa. Revuelve a fuego lento activamente.  

8. ¡Sazona a gusto! Pero siempre prueba antes de hacerlo. 

9. ¡Listo! Aprovecha de servir en un bowl con profundidad para mantener tu sopa caliente. Recomendamos servir con queso parmesano rallado y acompañar con crutones.

Para los crutones:

 

Ingredientes:

• Pan picado en cuadritos

• Cucharadita de ajo en polvo

• Cucharadita de orégano en polvo

• Cucharadita de sal

• Cucharada de aceite de oliva

Preparación:

1. Precalienta el horno a 250º por unos minutos.

2. En un bowl mezcla los cuadritos de pan con el ajo en polvo, el orégano en polvo, la sal y el aceite de oliva, asegurándose de que todos los cubos de pan estén bien cubiertos con los condimentos.

3. Extiende los cubos de pan en una bandeja para hornear. Sugerimos usar una lámina de silicona para proteger la lata. Hornea durante 10 minutos o hasta que estén dorados y crujientes. Remueve ocasionalmente para que se cocinen uniformemente. Retira del horno y reserva.

CREMA DE ALCACHOFAS

Ingredientes:

• 2 cucharadas de aceite de oliva

• 2 chalotas cortadas finamente

• tomillo a gusto

• 1 litro de caldo de verduras

• 6 corazones de alcachofas cocidos / un tarro de fondos o corazones 

• 1 taza de crema (*opcional)

• sal a gusto

• pimienta a gusto

Preparación:

1. En una olla vierte el aceite a fuego medio y agrega la chalota finamente picada. Saltea hasta que se vea traslúcida. 

2. Troza los corazones de alcachofa y añade a la olla junto al tomillo y aliños a gusto. Reserva algunos para servir. Revuelve bien y deja que se cocinen juntos durante unos minutos, removiendo ocasionalmente.

3. Cubre los ingredientes con suficiente caldo de verduras para que estén completamente sumergidos. En caso que te falte caldo, puedes complementar con agua. Deja que la mezcla se cocine a fuego lento por al menos 10-15 minutos.

4. ¡A triturar! Retira la olla del fuego y deja que la mezcla se enfríe. Luego, utilizando una licuadora de inmersión o una licuadora convencional, tritura la sopa hasta obtener una textura suave y cremosa.

5. Punto de cremosidad: si sientes que la mezcla está muy espesa puedes seguir dos caminos: añadir una taza de caldo de verduras, para un resultado más líquido, pero sabroso; o integrar una taza de crema de leche, si buscas obtener una textura suave, pero cremosa. Revuelve a fuego lento activamente.

6. ¡Sazona a gusto! Pero siempre prueba antes de hacerlo.

7. ¡Listo! Aprovecha de servir en un bowl con profundidad para mantener tu sopa caliente. Recomendamos incluir al centro de la crema, medio corazón de alcachofa junto con algunas láminas de jamón serrano. También puedes incluir crutones.

 

Conócelos todos

Esté sitio ocupa cookies para optimizar y mejorar tu experiencia. Al continuar navegando, estarás aceptando nuestra política de privacidad