Skip to Content

Pasos de una rutina de skincare

No hay mejor tiempo invertido que dedicarse un momento de autocuidado, como cuando cuidamos nuestra piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo. No solo mejora el estado de ánimo a través de la liberación de endorfinas, sino que también fomenta la reflexión y gestión emocional. 


Sea del rostro o cuerpo, nuestra piel merece ser mimada y es que cuidarla a través de tus manos y suaves caricias es un acto de atención plena que nos ayuda a potenciar la autoestima y equilibra el sistema nervioso.

Investigaciones han observado que es una herramienta que contribuya a amortiguar la depresión y la ansiedad al detener la preocupación. Y eso no es todo, ya que también se ha estudiado que el cuidado constante de la piel reduce el nivel de cortisol –la hormona del estrés– en el cuerpo humano en un 83%.

¿Quieres integrar este hábito después del baño? Los siguientes pasos te ayudarán a seguir una rutina básica para lograr una piel saludable todos los días tanto de rostro como de cuerpo:


Rutina de skincare básica

1. Limpieza:
Comienza el día eliminando impurezas con un limpiador suave. Escoge el producto que más se adapte a tu tipo de piel para poder eliminar las impurezas y el exceso de grasa. Nuestra escobilla de rostro de silicona es un excelente aliado para masajear y estimular tu piel (y ayudar a eliminar los restos de maquillaje cuando la rutina es nocturna), y el cepillo de rostro doble puede ser lo que estabas buscando para limpiar con más detenimiento.


2.Contorno de ojos:

Aplica un contorno de ojos específico en la zona orbital con movimientos suaves. Opta por un producto formulado para tratar ojeras, bolsas o líneas finas, según tus necesidades específicas

3.Hidratación con sérum:
Utiliza un sérum hidratante que se adapte a tu tipo de piel. Los sérums suelen contener ingredientes concentrados para proporcionar hidratación profunda y beneficios específicos. Basta con aplicar unas gotas y distribuirlas de forma uniforme. Los rodillos de cara son herramientas que pueden ayudarte a distribuir el producto en el rostro. Un dato: puedes congelarlo la noche anterior, y usarlo para tu rutina de mañana en esos días de calor extremo… Es simplemente increíble. 

4.Humectación:
La crema actúa como barrera protectora, sellando la hidratación y proporcionando nutrientes adicionales. Masajea suavemente para mejorar la absorción. Elige la que más se adapte a tus necesidades. 

5.Bloqueador solar:
El fin de esta rutina diurna es la aplicación de un bloqueador solar. Este paso es crucial para proteger la piel de los daños causados por los rayos UV

Cuidado corporal básico

1. Limpieza corporal:

El proceso comienza en la ducha. Escoge un gel de ducha suave y nutritivo para limpiar la piel. Masajea suavemente para eliminar impurezas y revitalizar la piel. Además de esponjas, con nuestros cepillos de espalda podrás llegar a todas partes. Cuando quieras hacer una sesión de exfoliación, el mitón o los guantes exfoliantes son herramientas increíbles para distribuir tu producto. 

2. Humectación:
Después de secarte, aplica generosamente una crema hidratante por todo el cuerpo. Elige una fórmula que se adapte a tus necesidades, ya sea para piel seca, sensible o con ingredientes o aromas favoritos. Uno de nuestros pequeños rituales favoritos para esos días en los que no estás apurado es escuchar sonidos o canciones, humectarse, ponerse el antifaz de gel, los calcetines de gel y simplemente respirar hondo y suave en tu cama por algunos minutos. Es una excelente forma de relajarse y recargarse de energía.

 

3. Protección con Factor Solar:
Si tu rutina de cuidado corporal es para el día, no olvides proteger tu piel del sol. Aplica un protector solar con un factor de protección solar (FPS 30) en el formato que más te guste. Esto es esencial para prevenir el daño solar y mantener la piel saludable a largo plazo.


Videos destacados

 

Conócelos todos

Esté sitio ocupa cookies para optimizar y mejorar tu experiencia. Al continuar navegando, estarás aceptando nuestra política de privacidad